Jaume Plensa

Jaume Plensa
15/01/2019 Insolid Corten
In Blog

Jaume Plensa (Barcelona, 1955) es un artista de materiales, sensaciones e ideas. Sus referencias abarcan la literatura, la música, la religión y el pensamiento. Él se considera, ante todo, escultor, aunque su proceso creativo ha pasado por diversas disciplinas.  

Jaume Plensa trabaja en su estudio, una nave industrial situada en Sant Feliu de Llobregat. Es un artista hecho a sí mismo, que se dió a conocer internacionalmente con el hierro fundido, comprando material en chatarreros y educándose lejos de las aulas , según él «La vida es el máster». Sus obras escultóricas están creadas en distintos materiales, como la madera, el hierro, el acero, la piedra, el cristal o la resina. Empieza a trabajar con el hierro fundido en 1986,  moldea el hierro con la técnica de la fundición y desarrolla un concepto escultórico de formas zoomórficas utilizando cortes y dobleces. Su producción artística se basa en la dimensión del hombre y su relación con el entorno.

La exposición de Jaume Plensa en el MACBA se centra en un amplio recorrido por el trabajo de casi tres décadas de uno de los escultores catalanes con mayor proyección internacional. Galardonado con el Premi Nacional d’Arts Plàstiques de la Generalitat (1997), el Premio Velázquez de Artes Plásticas del Ministerio de Educación y Cultura (2013) y el Premi Ciutat de Barcelona (2015), entre otros, es reconocido mundialmente por su obra pública en ciudades como Chicago, Londres, Montreal, Niza, Tokio, Toronto o Vancouver.

Veintidós años después de su última exposición en el museo de Barcelona, Fundació Joan Miró (1996), la obra de Jaume Plensa vuelve a otro museo de la ciudad.

El recorrido de la exposición pasa por diferentes espacios, unos de los cuales te da la opción de conocer al artista a través de una serie de videos explicativos de su obra. En uno de ellos se explica el proyecto “Dream”,  la impresionante escultura que representa la cabeza de una niña 9 años con los ojos cerrados, aparentemente en estado de sueño, en las afueras de un pueblo de origen minero británico, St. Helens. Es una escultura hecha con polvo de mármol de 20m de altura que se divisa desde todas partes, y su color blanco transmite pureza. Un espacio público hermosos y contemplativo donde la escultura sintoniza con su entorno y con sus gentes. Una escultura impresionante y a la vez enigmática.

 

El espacio urbano necesita ternura, hay que crear belleza para que la gente se sienta orgullosa de sus ciudades

(Foto del jardín construido por Jaume Plensa en el MACBA “The heart of trees”)